Salud de las mujeres y Derechos Humanos


Del 6 al 9 de septiembre del 2011 tendrá lugar en Bélgica un encuentro internacional sobre salud de las mujeres.

Tal vez la fuerza y el interés del evento resulta en que, enfoca la salud desde un punto de vista amplio : « Se trata de una nueva perspectiva holística y multidimensional de la salud, en constante interacción y en equilibrio con los medioambientes físicos y sociales. Exige la acción coordinada de todos los sectores implicados (los gobiernos, los sectores sanitarios, sociales y económicos, las organizaciones benéficas, las autoridades locales, etc.), así como también la participación efectiva y concreta de los individuos, familias y comunidades. Esta visión toma en cuenta los factores de vulnerabilidad de los individuos para definir los determinantes de la salud, en los cuales se basan las estrategias y las acciones necesarias para mejorar la salud de éstos, las cuáles dependen de las necesidades y posibilidades locales de cada región y país.

Los temas son variados :

« 1. Los sistemas políticos, sociales y económicos:

Las políticas neoliberales y la globalización aumentan las desigualdades sociales, privilegian la privatización de los servicios públicos, preconizan el desarrollo de la biomedicina comercial, favorecen el escaso financiamiento de las organizaciones con fines no lucrativos, perpetúan el conservadurismo social (que amenaza por ejemplo el derecho al aborto y a la contracepción, etc.) y se resisten al análisis de género, a la emancipación de las mujeres y a la evolución de las relaciones sociales entre los sexos. También contribuyen a la dominación de género, a la sexualización de los espacios públicos y a la comercialización del cuerpo de las mujeres (…)

2. Culturas y marcadores de identidad

El género, las normas sociales y las percepciones asociadas al hecho de ser mujer u hombre, son los puntos de interacción más determinantes en la vida de las mujeres. No obstante, la edad, la orientación sexual, la religión y la lengua son también componentes de la identidad de éstas.

Aún cuando la etnia y la migración también determinan la identidad de las mujeres ni la una ni la otra son consideradas de manera sistemática en la investigación en salud.
(…)

Las culturas inducen diferentes concepciones de salud variables (que se mueven en contínuos). Cuáles son sus influencias y sus consecuencias en la salud de las mujeres?

Los contínuos:
• de las prácticas – desde los curanderos a los científicos, de los saberes tradicionales a los saberes denominados científicos,
• de las creencias – del laicismo a las religiones,
• de las epistemologías – de la medicina biomédica a la promoción de la salud.
Es importante velar por el desarrollo de una visión crítica de la producción y transmisión de saberes en materia de salud en general y los de las mujeres en particular. Cuando los recursos médicos y sociosanitarios escasean, se privilegia el saber de las mujeres, pero cuando éstos abundan, este mismo saber es considerado sospechoso e ilegítimo. De la misma forma, es importante incluir los saberes alternativos y marginalizados.

3. Las representaciones de la salud:

Por mucho tiempo, la salud fue definida como la ausencia de enfermedad. Actualmente es definida como una construcción social multidimensional en constante evolución.Una visión global de la salud integra factores físicos, psicológicos, culturales, espirituales, medioambientales, económicos y sociales que se articulan unos con otros. Además promueve el concepto de autocuidado que cuestiona estos diversos aspectos. El feminismo permite completar adecuadamente el enfoque de salud de las mujeres. Las mujeres pueden hacer una mejor lectura del contexto en el cual viven, permitiéndoles identificar y comprender los lazos que existen entre su estado de salud y sus condiciones de vida. Esta toma de conciencia facilita a las mujeres reconocer sus propias habilidades, favoreciendo así su autonomía y su capacidad de decidir en todo lo que determine su estado de salud, y retomar el control de sus propias existencias.

El autocuidado obliga a los individuos a asumir sus propias responsabilidades, a desarrollar un sentido crítico frente a las informaciones recibidas, a transformar unas relaciones terapéuticas convencionales jerarquizadas en otras más igualitarias, participativas y colaborativas, lo que necesita un replanteamiento de la cuestión del poder médico hegemónico así como también respetar la autonomía de las mujeres y su derecho al consentimiento libre e informado.
4. Redes sociales:

Las relaciones entre los individuos tienen un efecto en la salud de éstos. Las redes sociales nacen a partir de las familias, los amigos, las comunidades y los lugares de trabajo. El apoyo social juega un rol extremadamente importante en la salud de las personas y de las comunidades. Determinan la salud:

• la solidaridad,
• la ayuda mutua,
• el poder reír,
• el hablar libremente,
• el hecho de tener confianza en sus propias capacidades y potencialidades gracias a los demás,
• la compañía,
• el hecho de contar con los medios (tiempo,libertad…) para crear contactos, alianzas, grupos de pertenencia, etc.
Es importante que se puedan tejer redes sociales de apoyo y de solidaridad, tanto en el conjunto de la sociedad (la salud de las mujeres no será posible sin la participación de los hombres y vice versa) como entre las mujeres:

• cada mujer en su singularidad, debe poder crear, ser aceptada, dirigir una red de solidaridad, de intercambios, de servicios y de conocimientos (transmisión de saberes y experiencias) entre mujeres,
• cada mujer participa con sus diferencias, talentos, debilidades, habilidades y creencias para crear, nutrir, reforzar redes sociales y darles una máxima visibilidad, en un clima de entendimiento, fraternidad, seguridad, emancipación, plenitud y respeto.
5. Situación personal, conyugal y familiar :

La situación personal unida o no a una vida conyugal y familiar, es esencial para la salud de las personas, la pareja y las familias son espacios de desarrollo, de realización personal y de adquisición de actitudes y comportamientos favorables para la salud (desarrollo y fortalecimiento de la autoestima, de la eficacia personal percibida así como también de la comunicación individual, de la dinámica conyugal e intrafamiliar). Son también espacios de escucha y apoyo, especialmente cuando las personas atraviezan por momentos difíciles y/o dolorosos , siendo los primeros también en hacerse cargo de los enfermos y discapacitados. La situación personal, conyugal y familiar puede tener un impacto negativo en la salud de las mujeres ya sea como fuente de conflictos, de sobrecarga de trabajo o de violencia de ahí la necesidad de tomarlos en cuenta como un elemento determinante en la salud de éstas. Este eje debe ser integrado entre los otros determinantes de la salud, de lo contrario privilegiaríamos el retorno irremediable de una lógica esencialmente biomédica.
Este eje debe estar basado en:

• elecciones libres, informadas y consentidas,
• la libertad en términos sexuales, reproductivos, de elección del o de la compañera, de las disposiciones conyugales ( con o sin matrimonio o contrato de cohabitación, etc.)
• la igualdad de derechos y en el respeto de las relaciones conyugales, entre compañeros y familiares,
• el desarrollo y apoyo de los derechos individuales (en oposición a los derechos derivados). »

Me quedo con esta última frase… Espero poder participar!

Publicités

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s

%d blogueurs aiment cette page :