Guía critica del Plan de Parto – Parte Dos : Cómo hablarle a un@ ginecólog@?


Como prometido : la segunda parte de una serie de artículos sobre la concepción de un Plan de parto.

Habíamos discutido sobre la elección  (o cambio eventual) de un ginecólogo-obstetra en este post : « Quiero a est ginecólogo conmigo durante mi parto? »

En esta entrada encontrarán algunas reflexiones acerca de la comunicación con su ginecólogo ; pautas para defender su punto de vista y protegerse de eventuales manipulaciones… Sin pretenciones de eficacidad, pero con toda la sinceridad de mi experiencia personal y la de otras (futuras)madres. 🙂

« Estimad@ Dr/a, tengo algo que anunciarle… »

Antes de ser mamá, cuando oía las discusiones de mis amigas sobre sus embarazos, lo que más me impresionaba era el tono reverencioso con el cual citaban las sentencias de sus ginecólogos : « el bebé es muy pequeño para su edad », « tengo que hacerme tal examen », « me dijo que el bebé es muy grande y que seguro que no podrá pasar », « tengo muy poco líquido »… La confianza era lo más importante para ellas y hacían todo por preservarla. Creo que tenían razón. Qué puede ser más importante que sentirse en confianza con la persona que estará presente durante nuestro parto?

Cuando oí los primeros relatos de sus partos, me pareció evidente que en muchos casos estaban agradecidas, se sentían « salvadas » por la destreza que había hecho posible que vivan para contarlo. En otros, el recuerdo de la presencia del ginecólogo era muy efímero (« llegó justo a tiempo para hacerme la episiotomía » o « casi no llega, tuve que aguantarme para no empezar a pujar »)… En todos planeaba un sentimiento de « ya pasó, lo importante es que el bebé esté bien ».

Ante tal cuadro, lo único que yo quería era que, si algún día me embarazara, me hagan una cesárea con anestesia general… No podía creer que la especie humana no se haya extinguido si el alumbramiento era tan horrible… peligroso y necesitara de tanta teconología, tanto fármaco, tanta gente al rededor de la futura madre…

Me quedé embarazada cuando tenía 28 años… En ese entonces acudía a un centro de planificación familiar en el cual no había la posibilidad de hacer el seguimiento del embarazo. Al preguntar a la ginecóloga de turno cuáles eran las opciones me dijo que debía dirijirme a un hospital y que los más cercanos eran A y B.

No tenía ginecólog@! Embarazada y sin ginecólogo : cómo era posible???

Me dirijí, obviamente al Hospital A. Me recomendaron a una ginecóloga joven. El contacto fue agradable. Las consultas breves pero amenas.

Paralelamente, seguí mi camino, informándome acerca de las opciones que se presentaban y a medida que aprendía sobre el tema, el parto en casa me pareció ser la opción más adaptada en mi caso (no quería una medicalización excesiva… mis lecturas y conversaciones con amigas que tenían otra visión de la maternidad me ayudaron a perderle el miedo al parto, supe que podía ocurrir de otra manera, sin tantas intervenciones traumáticas siempre y cuando estuviera rodeada de alguien que creyera en mi capacidad en parir).

El día en el cual anuncié a mi ginecóloga que deseaba parir en casa. Ella me dijo « yo no lo haría ». Pero siguió su consulta de la misma manera. Me preguntó al final si debía darme otra cita para el mes siguiente y yo le respondí que sí, que deseaba mantener el seguimiento con ella en caso de que surgiesen contra-indicaciones para el parto en casa.

Nos despedimos cordialmente en esa cita… Y las próximas se desarrollaron sin grandes problemas.

Otras mujeres de mi entorno y a quienes he aconsejado y acompañado durante el proceso de elección de un parto fuera del hospital,  tuvieron otro tipo de reacciones : ginecólogos que hicieron comentarios negativos y hasta amenazas, exámenes suplementarios o incluso reproches.

De qué depende que el G-O (ginecologo-obstetra) respete nuestras decisiones y deseos relativos a nuestro parto? Cómo asegurarnos de que éste entienda y respete nuestras elecciones y se abstenga de tomar decisiones que en realidad nos pertencen?

No sólo es cuestión de partos en lugares alternativos

Introduzco esta entrada con el caso tal vez más extremo : anunciar a un médico que deseamos parir fuera de su « zona de influencia », probablemente con otro tipo de acompañante (partera, matrona…) y sin medicalización. Pero la comunicación eficaz de nuestros deseos no sólo se juega en estos casos.

Tal vez sea aún más importante saber cómo hablar con su gineco-obstetra cuando es él quién nos va a tender durante el parto, ya que será en gran parte el garante de que el miemso corresponda a lo que deseamos, a nuestro proyecto o « plan ».

Entonces, qué decir? qué registro utilizar? qué frases evitar? qué precauciones hay que tener en cuenta?

Sin recetas, pero con un poco de afirmación positiva… sí se puede!

Tampoco van a encontrar una guía a seguri paso a paso… ni ninguna « check-list »… lastimosamente no soy muy eficaz en ello.

Lo que puedo asegurar es que en cualquier caso hay dos elementos claves para que nuestro parto sea respetado :

1. Tener información crítica y rigurosa sobre las opciones existentes, de preferencia apoyadas en la medicina basada en evidencias (evidence base medicine)

2. Ser firme y clara en la expresión de sus deseos, no dejar preguntas/demandas sin respuestas satisfactorias, completas y precisas.

Preguntar y no cansarse de preguntar es muy importante… y si las respuestas no son lo suficientemente precisas, volver a preguntar. Esto requiere tiempo, antes de la consulta y durante ella. Supongo que si no obtiene respuestas satisfactoiras lo mejor será consultar con otro médico o con otro profesional de la salud (matrona/obstetriz/médico generalista…)

Con respecto a los puntos que parecen no ser suficientemente claros o levantar reticencia en su interlocutor, lo mejor es confirmar cuál será su actitud dándole un ejemplo hipotético (« y si tal situación se presenta, cómo reaccionaría? ») o pidiéndole que le cuente cómo ha reaccionado ante otro tipo de demandas/deseos similares.

Lo importante es hacerle entender que no vamos a dejar este punto de lado y que es importante para nosotros.

Frases que deben despertar nuestra atención (porque son signo de posible manipulación)

« No se preocupe, señora! Aún es demasiado pronto para discutir de eso. Ya lo hablaremos a su debido tiempo » – Mientras más avanzado está el embarazo, más dificultades tendremos de cambiar de G-O… Rechace siempre este tipo de respuesta huidiza. Si ud. tiene una pregunta, exija una respuesta sea o no sea « hora » de discutirla según su médico.

« Sólo realizo episiotomías/cesáreas en casos absolutamente necesarios » Pregunte cual es el porcentaje que practica, no se satisfaga con respuestas aproximativas. Exija respuestas concretas.

« Si tendrá la posibilidad de moverse durante la dilatación y la expulsión, siempre y cuando todo esté bien » Pregunte cómo va a evaluar « si todo está bien » : monitoreo continuo (significa imposibilidad de moverse)? Y no dude en preguntarle cuál es la posición más rara que ha tenido que adoptar él/ella durante la atención de un parto. Esto le dará una pauta de lo que está dispuesto a hacer para respetar las necesidades de las parturientas (y no para garantizar su comodidad). Le ha tocado entrar a una piscina de partos? Sostener a una madre? Ponerse de rodillas? A cuatro patas? Libertad de movimiento significa estar list@ -como acompañante del parto- a adoptar posiciones « raras » garantizando así que seamos nosotras quienes encontremos los mejores recursos para parir… es también una prueba de humildad.

Publicités

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s

%d blogueurs aiment cette page :