Archive for août 2010

Visitando la Maternidad de Quito

O más bien dicho, « visitando el banco de leche de la Maternidad de Quito »…

Lo primero que se me ocurre es « esperanza »… Al ver que iniciativas como esa sean posibles… Al ver a una abuela venir y dejar el excedente de su hija con una sonrisa y escuchando atentamente las indicaciones para las próximas veces.

Impresión positiva, aunque frustrante : no logro estar en paz con la promoción de la lactancia… Cuál es la mejor manera de hacerlo? Cuál es la frontera que separa la información, necesaria en estos tiempos de desinformación publicitaria, del respeto inalienable de cada mujer de decidir qué hace con su cuerpo y sus funciones?

Tal vez me pregunte demasiado y ese constante preguntar me impida apreciar lo inmediato… Tal vez sea frustración pura por no haber podido ver más allá de lo que puede ver alguien que cae « como un pelo en la sopa »… Tal vez, tal vez…

Los esfuerzos desplegados son considerables : gestionar la logística del banco y además informar a las madres sobre posiciones, duración y ventajas de la lactancia puede parecer mucho para una sola persona… Sin embargo las charlas siguen su programa, con explicaciones pacientes y explícitas… sin olvidar la ayuda y participación de las primerizas.

El resto de la visita me queda marcado por un sentimiento de paz y de ilusión : madres y sus pequeñuelos en cada piso, feliz de enterarme de las transformaciones de las antiguas salas de nursery en salas de acogida común : ya no se separa al recién nacido de la madre!

Me hablaron de clampeo oportuno del cordón, que tarda pero va llegando… de ampliación de las salas de terapia intensiva para los neo-natos… que disminuirá la capacidad de la Maternidad para los casos « normales ». Ni modo…

Una maternidad que acoge a madres de toda la provincia, creada en tiempos de otra demografía… Se necesitarían al menos 5 más así, en una ciudad como Quito… Y por qué no pensar en mini-maternidades o hasta casas de parto diseminadas en cada barrio? Y reservar el Hospital Obstétrico para los casos indispensables, casos de reales patologías y de necesidades de observar a la parturienta y a su hijo y de tener cerca un quirófano…?

No cuesta nada soñar… ojalá esté permitido…

Cuando no se necesitaba publicidad…

…una preguntaba sus dudas, cuando estas venían, a otra mujer de confianza, que considerábamos informada o con experiencia.

Con respecto a la lactancia, al cuidado de los bebés, al cuidado del propio cuerpo durante sus fases reproductivas, lo más probable es que hubiésemos aprendido viendo y ayudando a tías, madres, hermanas mayores…

El saber relativo al cuidado delos seres queridos era un saber que se transmitía por el ejemplo, la imitación y las discusiones informales, en un entorno afectivo y cotidiano.

Ahora, en tiempos de mercantilización, prácticas como la lactancia y otras relativas al cuidado de los bebés se vuelven saberes que se tienen que promocionar… incluso vender… técnicas y prácticas en competencia con otras técnicas y prácticas que la sociedad mercantil propone : los afectos entran en competencia con los productos.

Dar de mamar o comprar fórmula?

Invertir en la salud del bebé apostándole a lo « natural » o a lo científicamente estudiado y producido?

Promocionar la lactancia es una iniciativa ciertamente noble, sin duda animada por el afán de rescate de una función del cuerpo que se ve cada vez más opuesta a la estética higiénica, hyper-erotizada (cuando no pornografizada) y desencarnada del cuerpo femenino.

Pero cuáles son los riesgos de su promoción desde la perspectiva del sistema de libre competencia? Oponer un modelo de alimentación a otro (lactancia materna, alimentación artificial) polariza y esencializa esta función corporal ya tan pesada cultural y hasta religiosamente…

No sería preferible el denunciar el desempoderamiento de las mujeres sobre sus cuerpos y sus funciones vitales? No sería más liberador y radical que en lugar de una « Semana mundial del la lactancia » festejemos, cada día, las funciones de nuestros cuerpos. Todas esas funciones que dans placer, que nos hacen sentir viv@s.

Funciones masculinas, femeninas, productivas o reproductivas… que nos pongan en contacto con el mundo, con los otros, que eleven nuestros sentidos…

%d blogueurs aiment cette page :