Archive for janvier 2011

Rituels

Ces derniers temps j’ai renoué avec le rituel.

Des rituels anciens et nouveaux, ordonnés ou chaotiques… rigoureux ou sensuels…

Je n’ai jamais ignoré leur importance. J’ai toujours aimé leurs temps structurés, cadencés, organisés, entre-coupés ou continus… pleins de silences qui parlent.

Ces réunions où l’on ne bouge plus comme on veut, où le corps acquiert un rôle, un poids et un sens particulier… où l’espace que l’on occupe devient porteur de sens.

Loin depuis 15 ans, je n’ai pas vu renaître certains rituels ancestraux parmi les gens « modernes » et citadins de mon pays. Me voilà de retour et pouvant les découvrir et les vivre. Il paraît qu’ils ont re-apparus  depuis quelques années, une sorte de renouveau de spiritualité amérindienne, païenne… quelque chose d’inimaginable avant que l’identité indienne ne sorte du placard Équatorien!

Temezcales, rites du solstice, consécration des lunes (règles)… Il y a même certains qui ont traversé l’océan… mais ils ont perdu toute leur valeur spirituelle pendant le voyage : Je pense à ces « tentes rouges », qui n’ont pas vraiment la profondeur qu’apportent les prières à la terre, les chants à la lune et les fumigations au palosanto et la volonté de communion.

Un ersatz qui prends des allures de réunion tupperware, le plastoche en moins…

Ces rituels, j’y été plongée lors d’une veillée entre femmes hautement ritualisée. On a construit un autel pour consacrer des offrandes aux déesses, on a parlé en fumant le tabac… ça a l’air anodin, mais le tabac ritualisé, encadré dans un espace et dans un moment consacré à la parole, tend à la libérer, à la rendre plus précise… (Quelque chose que j’avais déjà remarqué : les fumeurs sont parfois bavards et les pauses-clope un prétexte pour socialiser, pour parler…)

Étonnement et un certain malaise face aux prières (que je n’ai jamais auparavant vraiment apprécié…) jusqu’à ce que je me rende compte que l’on prie pour dire ce qu’on veut, ce qu’on désire, ce qu’on voudrait voir… qu’on prie à l’univers, à l’inconnu… et pas à une entité toute puissante… Oui, je l’ai trouvé cette « notre-mère, qui est dans la terre.. »

Puis,  la mort au rendez-vous, d’autres rituels… autrement nécessaires: des mots d’amour pour un grand-père mort et la charge d’organiser ses derniers hommages : je l’ai acceptée avec fierté et fidélité. Un hommage sans dieux, rien que des paroles de ses enfants et petits enfants!

Les rituels, les cérémonies… je sais que je n’ai pas fini avec eux… reste à voir où ils m’emmèneront…

Publicités

Adecuar culturalmente el parto: más allá de las intenciones

Un amigo, en otro espacio de debate,* proponía una reflexión interesante sobre  el desafío en qué consiste el querer adecuar culturalmente la atención del parto.

Fue triste y muy significativo que su intervención no suscitara ni una reacción en ese espacio… Sin embargo, la pregunta quedó dando vueltas en mi cabeza, en ese entonces preocupada por otras cuestiones.

Me puse entonces a pensar en el concepto de parto culturalmente adecuado, el contexto de su aparición y las circunstancias que lo han motivado. El mismo parece ser una buena idea, sin embargo, cuando uno escarba un poquito, hay muchos aspectos que no resultan tan brillantes ni gloriosos.

Adecuar culturalmente: mal menor para ‘salvar vidas’

Una de las motivaciones declaradas de la Guía Técnica para la atención del parto culturalmente adecuado, publicada en el cuadro del proyecto de Normatización del Sistema Nacional de Salud del Ecuador, es la de reducir las muertes maternas atribuidas a la prevalencia de prácticas como el parto domiciliario en ciertas franjas de la población.

Que estemos claros: según este paradigma, el parto domiciliario se debe evitar a toda costa ya que es la causa de la mortalidad materna.

Evitar la mala costumbre de parir en casa es la principal motivación para adecuar el parto. Lo que se busca, en el fondo, es atraer a las madres cuya cultura les haga reacias a someterse a los protocolos estandarizados.

Sería demasiado pedir el considerar que en ciertas condiciones (presencia de un profesional experimentado en atender partos, proximidad con un hospital, higiene suficiente, embarazo controlado y sin riesgos, madre en buena salud) el parto en casa es tan seguro como en el hospital.

A propósito, mi posición sobre la seguridad del parto domiciliario ha sido discutida en varios posts de este blog, los más relevantes siendo:

https://ecohumanist.wordpress.com/2009/01/15/parto-en-casa-vs-parto-en-hospital-el-mito-de-la-seguridad/

https://ecohumanist.wordpress.com/2008/04/19/dar-a-luz-en-casa-un-parto-seguro-y-lleno-de-amor/

Y el hospital abrió sus puertas a las parteras…

Según el paradigma del parto hospitalario universal -defendido por las autoridades sanitarias ecuatorianas-, resulta difícil el imaginar que se pudiera entrenar a las parteras tradicionales para que sean capaces de discernir quiénes son candidatas para un parto seguro en casa y quiénes deben acudir a un hospital, y considerar de esta manera al parto en casa como una opción más que no solo se practica y se prefiere, si no que además pueda ser segura.

No, es más fácil creer que el parto en un hospital pudiera ser “adecuado culturalmente” y que es mejor aceptar que las parteras acompañen a las madres… pero al hospital, único lugar considerado seguro para parir.

Sin embargo, de esta manera parecen abrirse posibilidades que no eran ni siquiera imaginables hace unos años en ciertos hospitales: que los parientes, maridos y hasta parteras ingresen a la sala de parto! Esto es aceptado e incluso recomendado por el Componente Normativo Materno (p 214 -215)

Una primicia en un contexto en donde, a pesar de estar grabado en las “tablas de la ley” de la atención del parto, la aceptación del padre o de algún miembro de la familia aún parece ser un tabú… Para muestra un botón: en una visita de observación reciente, de 4 hospitales públicos visitados solo 1 acepta sistemáticamente a un familiar durante el parto.

Una aberración: no hay otras palabras para describir esto! Lo que más necesita una mujer cuando está dando a luz es calor físico y humano, una presencia cariñosa, comprensiva, paciente, que no le juzgue… alguien que la entienda o que la ame! Cuando los responsables de los hospitales entiendan esto no serán necesarias adecuaciones culturales de ningún tipo ya que esto es una necesidad UNIVERSAL básica de la parturienta, más importante e imperiosa que la asepsia que parece obsesionarles, más vital que cualquier instrumento sofisticado de monitoreo fetal.

Y si el parto no fuera una cuestión culturalmente adecuable?

Se necesita este tipo de adecuaciones por la ignorancia del establishment médico y sanitario de las verdaderas necesidades de una mujer al dar a luz (discutidas aquí : https://ecohumanist.wordpress.com/2008/04/30/parto-libre-y-consciente-recomendaciones-de-michel-odent/).

Estas necesidades responden a nuestra fisiología, al diseño frágil y poderoso de nuestros cuerpos creadores de vida y son las mismas en toda latitud, clase social, etnia, pueblo, comunidad… Son condiciones transculturales las que permiten que un parto sea fácil o difícil.

Una parte del problema reside en que la formación de los médicos apunta a aplicar protocolos aprendidos sin una sola onza de espíritu crítico, sin mucho amor ni humanidad. La fisiología del parto no ocupa mucho espacio en sus programas de estudio… éstos están orientados a actuar, intervenir, cortar, extraer, inyectar, coser… La eficacidad es lo único que cuenta y esta se mide en minutos.

Otra parte del problema es la creencia de que se necesita un médico para atender un parto, cuando en el 80% de los casos un parto no requiere de ninguna intervención médica, tan solo una mirada experimentada para discernir lo fisiológico de lo patológico.

Más allá de las buenas intenciones, la adecuación cultural de la atención del parto revela no solo lagunas en los conocimientos de lo que un parto es verdaderamente… también revela bloqueos enormes para que se convierta en una experiencia humana empoderante en el contexto hospitalario-público.

*En el grupo de discusión Relacahupan-Ecuador

2010 in review: stats never lie!

The stats helper monkeys at WordPress.com mulled over how this blog did in 2010, and here’s a high level summary of its overall blog health:

Healthy blog!

The Blog-Health-o-Meter™ reads Wow.

Crunchy numbers

Featured image

A Boeing 747-400 passenger jet can hold 416 passengers. This blog was viewed about 8,000 times in 2010. That’s about 19 full 747s.

 

In 2010, there were 43 new posts, growing the total archive of this blog to 132 posts. There were 19 pictures uploaded, taking up a total of 11mb. That’s about 2 pictures per month.

The busiest day of the year was October 27th with 144 views. The most popular post that day was Elegir una cesárea no me parece tan malo!.

Where did they come from?

The top referring sites in 2010 were facebook.com, tenemostetas.com, twitter.com, mamansnature.aceboard.fr, and search.conduit.com.

Some visitors came searching, mostly for dar a luz en casa, michel odent, isabelle brabant, relatos de partos, and elisabeth badinter el conflicto.

Attractions in 2010

These are the posts and pages that got the most views in 2010.

1

Elegir una cesárea no me parece tan malo! October 2010
6 comments

2

Relatos de mis partos en casa April 2008
11 comments

3

El conflicto de Badinter : la visón minoritaria y la ética del cuidado. February 2010
3 comments

4

Je suis mère, écolo et je suis féministe. Voilà comment! February 2010
7 comments

5

Dar a luz en casa : un parto seguro y lleno de amor April 2008
8 comments

%d blogueurs aiment cette page :