Posts Tagged ‘ecología’

Madre nuestra, que estás en la tierra

Liberar a la Diosa, luego de milenios de opresión, cuesta tanto como encontrar una brecha en el muro contra el cual nos precipitamos a la velocidad irresponsable del consumo de nuestros recursos.

Soy atea del dios macho, de ese dios odioso, invisible, único, celoso, omnisciente y prepotente! Ese dios de la guerra santa y de la sumisión de la sexualidad. El dios de la predación y del consumo.

Pero creo en la Diosa pagana de las brujas, de los mitos matriarcales, del sincretismo y de la libertad de culto.

No creo que haya creado nada, ni que decida nada. Porque la creación es un acto de separación entre el caos y el orden, entre la vida y la muerte. La Diosa trasciende en el presente, en todo lo que vive y en lo que le da sentido la vida sin prohibir y sin castigar.

Una espiritualidad pagana, pragmática, material que nos permita amarnos como somos y no como a alguien extraño y lejano se le ocurrió que deberíamos ser.

Publicités

Mis 10 gestos cotidianos para el planeta

Esta es una lista no-exhaustiva (ni definitiva) de cosas que hago cada día para aligerar mi « huella ecológica », Teniendo en cuenta el hecho que vivo en un edificio de 9 pisos y 80 apartamentos, construído en plenos « golden sixties » y sin ningún dispositivo de economía de energía… pues ya es algo, digo yo…

  1. Mis duchas son muy cortas y recojo el agua fría que sale al principio para utilizarla luego.
  2. Utilizo jabón de alep para la higiene personal y para lavar ropa (alternándolo con un detergente ecológico en función de la necesidad)
  3. No tengo secadora de ropa, seco mi ropa al aire libre
  4. Todos los productos de limpieza que uso son biodegradables
  5. Utilizo pañales de tela para mi hijo
  6. Consumo vegetales orgánicos de una granja cercana a la ciudad en donde vivo y respetando el calendario de la producción local : lo que produce la tierra en la estación.
  7. Como carne (idealmente) una vez por semana. Esta es producida y comercializada por una cooperativa agrícola en un mercado local ; ahí también compro los pocos prodúctos lácteos que consumo
  8. No tengo auto : me desplazo en transporte público y bicicleta
  9. Selecciono los desechos y reutilizo lo máximo posible
  10. Todos los focos de mi casa son económicos, apago todos los aparatos eléctricos completamente (nunca uso la función stand-by)

« Into the wild » : refexiones acerca de la verdad del cuerpo.

Huir de la civilización para descubrir quien se es. Descubrirse en la soledad y aplicarse las leyes de la naturaleza a sí mismo.a. Someterse a la fragilidad que ignoramos. Recordar lo esencial.

Alexander Supertramp se fue en búsqueda de sí mismo y en alguna ocasión, al explicar su viaje parafraseó a uno de esos poetas, que dijo algo así como « descubrir la verdad que nos dicta el cuerpo ».

Supongo que no todos deseamos vivir esa experiencia extrema, pero los que flirteamos con la idea de la vida salvaje, de la posibilidad de vivir libres y en comunión con la Naturaleza somos, todos, unos Alexanders Supertramp en potencia… solo que menos valientes…o más lúcidos.as?

Qué experiencia de la verdad del cuerpo he vivido? Moverme impulsada por la energía de mis piernas, aunque sea sobre el asfalto? Renunciar a la energía fósil para mis movimientos? Pelar mis legumbres y comer las que produce la tierra en la estación?

Dónde está mi Alaska? Lo más parecido a la Alaska de Alex que he vivido han sido las largas caminatas en el páramo, pero nunca debí cazar para vivir, reconocer las hierbas comestibles de las venenosas…

Mi Alaska fueron mis partos. La verdad de mi cuerpo la entreví durante el viaje a esa dimesión infinita del abandono al dolor y a la fuerza de la vida.

Por eso, tal vez alexander es Alexander y no Alexandra.

Los coches « todoterreno » : jeeps 4×4 para bebés!

Este es un desahogo urbano de parte de una usuaria de trasporte público, madre alternativa y ecologista comprometida!

Ahora presencié una escena tragicómica : me subí en un tranvía con 3 coches sobredimensionados, enormes portaaviones que transportaban a pequeñas criaturas. No había espacio parar pasar, los otros usuarios debimos hacer malabares para lograr entrar. Una verdadera causa de estrés para todos…

No hacía 3 minutos que estaba instalada y un pequeñuelo se puso a llorar… tenía solo semanas de nacido… La madre empezó a ponerse nerviosa, a tratar de mecer al bebé en el coche… pero sin frutos… El quería, seguramente tomar teta, o estar en brazos de su madre… Sus lamadas no fueron escuchadas. La madre se bajo (para poder lograrlo, tuvieron que ayudarle 2 señores… imposible maniobrar semejante traste sola!)… y en la misma estación subió un papá con un bebé en un portababé 🙂

El pequeñín estaba de lo más tranquilo, el padré no necesitó ayuda para subirse o bajarse del tranvía. No molestó a nadie ni obstruyó el paso de los otros usuarios. Las dos madres con los coches enormes miraron la escena como se mira llover… y yo tuve que hacer esfuerzos para no gritarles : no ven que no es difícil facilitarse y facilitarnos la vida????

Pero es que ser padres ahora resulta un negociado lucrativo para los constructores de material de puericultura : mientras más complicado, aparatoso, grande y potente luce el coche…. más caro y más lucrativo!

A un bebé se le puede transportar en unos metros de tela… pero no! Es mejor pagar por un modelo de coche « todoterreno », con accesorios, lujos y qué sé yo qué más… Es como si desde pequeñines se les tratara de inculcar la idea de la potencia, como si desde la cuna se les propone la idea de ocupar mucho espacio…. me recuerdan a los fúnebres conductores de jeeps 4×4 que consumen gasolina, contaminan y coupan mucho espacio en las carreteras…

Dos meses sin auto: seguimos?

Todo empezón con una salida al cine.

Hacía años que no íbamos al cine, así que estábamos felices de haber podido dejar a los Demoños en casa de mi madre y de lograr, así, llegar a tiempo a escoger una función, comer algo sin tener que atender a comensales de menos de un metro y pasar un poco de « tiempo de adultos ».

Llegábamos casi al cine cuando el auto decidió que no nos habíamos portado lo suficientemente bien como para merecer ese pedacito de paraíso : el sistema de inyección colapsó. Parece que es una falla usual en ese modelo de auto.

La noche se terminó en una salida tardía a comer comida vietnamita…

Cuando se venció el contrato de auto de reemplazo del seguro (que nos ofrecía este servicio  por unos días), barajamos las opciones : comprar un carro de segunda mano, endeudarnos para comprar uno nuevo o… lo impensable : vivir sin auto!

De todas formas nos vimos obligados a prescindir del auto hasta encontrar otro, así que nos dimos un plazo para tomar una decisión. Compramos dos bicicletas, instalamos sillas para trasportar a los pequeñuelos y hasta un remolque para poder llevarles protejidos bajo la lluvia.

El clima de Bélgica no nos puso fáciles las cosas : las primeras vacaciones sin auto se soldaron en tres días de actividades al interior, en le otro extremo del país… Lamentable! Si no llegamos directamente al consesionario para comprar el primer modelo de auto disponible, es que ya pasamos « al otro lado ». Anti-consumo. Anti-auto. Anti-cuados?

Pues entre la bici y el uso del transporte público, caminamos mucho, hacemos ejercicio. En los desplazamientos que hacemos, podemos conversar, los niños pueden moverse con más libertad. Entran en interacción con otros niños o adultos. Es otro ritmo. Imposible improvisar (pero, la verdad, hace años que las posibilidades de improvización son muy pequeñas… siempre hay que pensr en las necesidades de todos… y ya hemos llegado al número crítico que nos hace pasar al rango de grupo restringido : 4). En las emergncias, hemos tomado un taxi o dos. Resulta relativamente caro, pero es para las emergencias, o sea muy ocasional…

Seguimos sin carro. Y muy contentos! Todos debería probarlo, aunque sea por una semana. Vale la pena!

test sobre inteligencia ecológica.

Les propongo hacer este test. Verán que no es fácil saber qué es mejor para el medio ambiente.

Mis resultados???? 80%

Quién gana?

%d blogueurs aiment cette page :